Tlatlaya Revealed: Archive Petition Cracks Open Investigative File on Mexican Army Massacre

UNREDACTED

Soldiers Changed Testimony, Implicated Others in Executions

National Security Archive Appeals on Human Rights Grounds, Wins Massacre Evidence from Mexican Attorney General 

Tlatlaya_AFP_cover Cover of the 268-page “Auto Formal de Prisión”

An access-to-information request and appeal filed by the National Security Archive for the secret investigative files on an important human rights case has produced new, more detailed, evidence about the actions of Mexican Army soldiers accused of executing at least 11 people who surrendered after a June 2014 firefight in the state of Mexico.

Released in accordance with the human rights exception in Mexico’s access law, the report on the massacre in Tlatlaya raises new questions about how Mexican authorities have handled the investigation (which is already marred by accusations of torture and cover-up), the exact number of executions that occurred that day, and why some of the soldiers later changed their testimonies to implicate others in the crime.

The newly-available report

Ver la entrada original 1.824 palabras más

Anuncios

Sobre el NAICM, la plutocracia y el Grupo Atlacomulco

2do. Diálogo nacional sobre el NAICM,

Auditorio Che Guevara, Facultad de Filosofía y Letras,

Ciudad Universitaria.

 

Sobre el NAICM, la plutocracia y el Grupo Atlacomulco

 Carlos Fazio

México vive en la coyuntura una aguda lucha de clases. Una violenta lucha de clases promovida por los que mandan: los barones del dinero. Se trata de una violencia impulsada por una minúscula clase capitalista transnacional (CCT), que ha integrado a México al nuevo sistema globalizado de producción, finanzas y servicios. La CCT está formada por los propietarios y gerentes del capital transnacional, que operan como agentes del capitalismo global. Sus intereses radican en promover circuitos de acumulación de capitales globales; no nacionales. Pero como dice William I. Robinson, a pesar de la retórica del fundamentalismo del mercado total, el sistema capitalista no puede sostenerse únicamente a través de las relaciones de mercado. Para funcionar el capitalismo requiere del Estado. Por eso, con mayor profusión desde los años 90 del siglo XX, de la mano de la dictadura del pensamiento único neoliberal, al igual que en los centros de poder hegemónico la clase capitalista transnacional mexicana viene impulsando una “insurgencia plutocrática” (Robert Bunker) para subordinar al Estado.

Al amparo del presidencialismo autoritario y ejerciendo un poder de facto (de hecho), que no de jure (legal), la cúpula empresarial y financiera y los personeros del capital transnacional desmantelaron el viejo “Estado social” (o “benefactor”) y lo sustituyeron por  un “Estado niñera” a su servicio (Chomsky dixit). A partir del dominio de recursos vitales y/o estratégicos que le dan el control de la ideología, la sociedad y la economía, obtenido la más de las veces mediante el tráfico de influencias −una práctica ilegal (ya que se basa en la corrupción, el cohecho, el soborno y el lobby) o al menos éticamente objetable−, la CCT privatizó y secuestró el poder del Estado mexicano y lo utiliza en función de sus intereses; para obtener favores o un tratamiento preferencial.

Así, luego de destruir y/o reducir todo lo referente al contrato social que los trabajadores y los pobres habían conseguido tras un siglo y medio de grandes luchas, la clase dominante generó un nuevo y poderoso Estado nana que les proporciona los recursos públicos, los subvenciona y los protege. Ello no fue fruto de la voluntad popular, sino, básicamente, de una corporativización del poder a través de la unción fraudulenta o inducida de sucesivos presidentes neoliberales, que han venido actuando como gerentes o administradores de los intereses del gran capital, con apoyo de una partidocracia que abdicó del interés público; lo que dio como resultado una forma de “tiranía privada depredadora” (Chomsky) que se ha dedicado a “asaltar y saquear los presupuestos públicos” (Robinson).

La clase capitalista transnacional mexicana tiene rostro: está integrada por un puñado de megamillonarios entre los que figuran Carlos Slim Helú (Grupo Carso), Germán Larrea (Grupo México), Carlos Hank Rhon (Grupo Banorte), Alberto Bailleres (Industrias Peñoles), Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca) y Emilio Azcárraga Jean (Televisa). Son 16 hombres y mujeres que aparecieron en el listado 2017 de la revista Forbes, algunos de los cuales integran el multicitado Consejo Mexicano de Negocios (CMN), integrado por unas 40 familias propietarias de grupos como Kimberly-Clark de México, Posadas, Mexichem, FEMSA, Bachoco, Modelo, Vitro, Banamex-Accival, Bimbo y Soriana, que suscribieron el “Así No” contra Andrés Manuel López Obrador.

El aumento del poder privado trajo como consecuencia la eliminación de los derechos de los trabajadores, de los derechos políticos, del derecho al sustento básico e incluso de lo que solía llamarse el derecho a la vida. La polarización sin precedente de la riqueza entre los pocos que tienen mucho y las mayorías que no tienen casi nada, agravó las contradicciones internas y viene generando conflictos sociales y crisis de legitimidad estatales. Esa división de la sociedad entre ricos y masas pauperizadas ha creado un nuevo apartheid de la pobreza.

Para ganar legitimidad, en tiempos electorales las elites opresoras (la burguesía organizada diría Marx) se disfrazan de liberales y suelen presentar su propio proyecto (de dominación encubierto) como representante de “toda” la sociedad, y a través de los medios de difusión masiva bajo control monopólico privado, califican de “populistas” a quienes impulsan un proyecto alternativo de nación. Asimismo, en tales circunstancias, los poderes fácticos se presentan como la encarnación (en realidad usurpación) de la “sociedad civil”, término que surgió como una propuesta contraria a la concentración del poder y negación del corporativismo.

Sumado a la reconfiguración de una nueva estructura de relaciones sociales de dominio y explotación de los trabajadores por los propietarios de los bienes de producción y sus colaboradores (ciudad-campo, clases sociales), la plutocracia mexicana y sus socios de la CCT han venido impulsando el colonialismo interno. Es decir, la explotación de unas regiones por otras con la zanahoria del “progreso”, el “desarrollo” y la “modernidad”. Verbigracia, la “ciudad Slim” del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAICM), proyectada por el dueño del Grupo Carso en asociación con el Grupo Atlacomulco y el clan Salinas de Gortari, y las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que administra Gerardo Gutiérrez Candiani.

Lo anterior tiene que ver con la ocupación de los espacios territoriales y sociales; con la ocupación, apropiación, redemarcación y reestructuración del espacio (Lefebvre), por redes de poderosas empresas oligopólicas y sus milicias paramilitares (para el control represivo) con apoyo gubernamental, vía expropiaciones y/o el despojo de territorios y la creación de una economía de enclave (maquila), que asfixia a la producción local, elimina a buena parte de los medianos y pequeños empresarios, y se ensaña con los artesanos y las comunidades. En todo caso, la alternativa de “sumisión con expoliación o desempleo con exclusión” se plantea como la “opción racional” a los pobladores y trabajadores y sus familias (González Casanova).

         El colonialismo insidioso y el NAICM

 Según Boaventura de Sousa Santos, las nuevas formas del colonialismo (interno) son más insidiosas porque se disfrazan de otras formas de dominación y se producen en el núcleo de relaciones sociales, económicas y políticas dominadas por las ideologías del antirracismo, de los derechos humanos universales, de la igualdad de todos ante la ley, de la no discriminación. El pensador portugués sostiene que “el colonialismo insidioso es gaseoso y evanescente, tan invasivo como evasivo, en suma, astuto”.

Lo anterior podría aplicarse al magnate Carlos Slim Helú, en la defensa que hizo de sus intereses en las obras de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México.

Los antecedentes del caso tienen que ver con la reactivación de la polémica en torno a la viabilidad y los riesgos reales de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco y la eventual cancelación de la obra en caso de que el candidato López Obrador (AMLO) gané las elecciones a la presidencia de la República el 1º. de junio venidero.

El 22 de marzo pasado, AMLO señaló que a 99 días de los comicios, el gobierno de Enrique Peña Nieto estaba firmando numerosos convenios de miles de millones de pesos para “obras a futuro” en el NAICM y anunció que interpondría amparos para frenar esos arreglos. Dijo: “No aceptaré contratos leoninos, manchado de corrupción bajo ninguna amenaza… no soy títere de nadie”. Y agregó: (Están) “comprometiendo el presupuesto del gobierno federal (por ejemplo para fibra óptica)  para amarrarnos las manos… todo el sexenio nuestro va a ser para estar pagando deudas, es como un Fobaproa. No voy a aceptar eso”.

Un día después, en Guadalajara, Jalisco, al participar en el foro del Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción, ante más de 300 constructores de todo el país, propuso la creación de una “mesa técnica” integrada por representantes del empresariado, el gobierno y su equipo, para revisar la pertinencia del proyecto del nuevo aeropuerto. Allí volvió a repetir: “No se trata de preservar los negocios de nadie, sino de preservar los intereses de la nación”. Dijo que existen alternativas para evitar un “derroche de presupuesto público” en una “obra faraónica estimada en 250 mil millones de pesos”. Ofreció terminar con los “moches” y las asignaciones directas en los procesos de adjudicación de obra pública, y remató: “Quieren que yo, con los ojos cerrados, firme un cheque en blanco, y aunque se trate de contratos leoninos, como los de Odebrecht, los acepte”.[1]

Presente en el evento, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, respondió que sus agremiados también estaban en contra de la corrupción y aceptó la propuesta para una revisión técnica de la obra así como de la transparencia de las asignaciones del megaproyecto transexenal. Un día después, el diario El Universal tituló así la nota: “Revisarán López Obrador e IP proyecto de nuevo aeropuerto”.[2] A su vez, Milenio, tituló: “Pactan AMLO y CCE mesa por aeropuerto”.[3]

El anuncio puso a temblar a todos los involucrados  en la construcción del NAICM. Y en la emergencia, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza –uno de los más desacreditados integrantes del gabinete de Peña Nieto, involucrado en prácticamente todas las obras públicas en las que se han detectado irregularidades, deficiencias o abiertas corruptelas, incluida la del sonado caso del Paso Exprés de Cuernavaca−, salió a declarar que la suspensión de la obra sería “un descrédito para el país; generaría desconfianza en México, habría una pérdida económica tremenda (y) prácticamente perdería la fe en nosotros (sic) la comunidad financiera internacional, quizá la empresarial”.[4]

Ese mismo día (23 de marzo), Ricardo Rangel Fernández McGregor, de CI Banco, la institución financiera que actuó como fiduciario de la operación por la que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) obtuvo recursos por 30 mil millones de pesos, aseguró que ese instrumento financiero permitiría a los inversionistas participar de “ganancias futuras”. Reveló, también, que 80% de la colocación del papel en bolsa fue tomado por las Afore (Administradoras de fondos para el retiro) y que uno de los principales compradores de los títulos fue el Grupo Financiero Inbursa, controlado por el empresario Carlos Slim Helú.[5]

En buen romance, una vez más, el dinero de los pobres beneficiaría los negocios de los ricos. Con el agregado de que la maniobra financiera podría resultar potencialmente nociva para millones de ahorradores, dado que dos semanas antes se había revelado que en 2015, el fondo de pensiones de los trabajadores del Estado mexicano (Pensionissste) había adquirido más de 400 millones de pesos en acciones de la constructora ICA, de Bernardo Quintana, cuando ésta ya daba señales claras y públicamente conocidas de insolvencia, lo cual derivó en la pérdida de 99 por ciento del dinero invertido, ya que el ahorro de los burócratas se diluyó en la reestructura de la empresa en 2017. Huelga decir que los millones de ahorradores de Pensionissste nunca fueron consultados o siquiera informados, y que la operación, si bien fue legal, se realizó con total opacidad y con una discrecionalidad que da pie a sospechar de transacciones marcadas por el dolo y la corrupción.[6]

El 2 de abril la polémica sobre el aeropuerto no cedía, y en una entrevista concedida a La Jornada, AMLO dijo que el NAICM “es un barril sin fondo, es tirar dinero al lago de Texcoco”, pues se eligió el “peor lugar” posible, dado que se trata de un sitio donde hay más hundimientos que en el resto del valle de México. Reiteró que analizaría las vías jurídicas para evitar la continuación de la obra, pidió tranquilidad a los inversionistas, ya que de ganar garantizaría sus bonos y sus contratos,  y se opuso a la firma de nuevos contratos que dejarían comprometido el presupuesto (federal) a la manera de una “camisa de fuerza” a su gobierno. “No hay racionalidad, es el afán de obtener dinero mediante estos contratos del gobierno”, remató.[7]

 Carlos Slim, juez y parte

 El pasado 16 de abril, mientras el debate se mantenía vivo −y tras haber sido vapuleado por sus pares y el gobierno en los medios el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, por haber aceptado la propuesta de López Obrador de revisar técnicamente los acuerdos sobre el nuevo aeropuerto−, saltó a escena el hombre más rico del país y empresario consentido desde los tiempos de Carlos Salinas de Gortari, cuando fue beneficiado por la desincorporación de Teléfonos de México: Carlos Slim Helú.

En conferencia de prensa, y sin nombrarlo por su nombre, Slim advirtió a López Obrador que cancelar el nuevo aeropuerto sería un freno para el desarrollo del país. Afirmó que el proyecto en marcha “es un paradigma detonador de desarrollo fantástico”, y destacó que la obra tal vez sólo sea comparable con la construcción del Canal de Panamá, no por la inversión sino por sus efectos económicos y sociales. Dijo que la misma “beneficiará a cinco millones de personas que hoy viven en condiciones no aceptables en el área más pobre y abandonada de la Zona Metropolitana del Valle de México” (gobernada por Peña Nieto, Eruviel Ávila y Alfredo del Mazo en los últimos 13 años) y que en 10 o 15 años se abatiría la marginación y crecería la clase media.[8]

Señaló, también, que los aspirantes a la presidencia de la República no deben opinar sobre la construcción del nuevo aeropuerto. Dijo: “Ahorita no tienen por qué meterse, ahorita son candidatos, esta es una decisión que se tomó hace cinco años. Es más, la decisión estaba tomada desde el gobierno de Vicente Fox”.

De paso, el magnate minimizó la importancia de las inversiones de Carso Infraestructura y Construcción (Cicsa) y de la española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC, donde tiene participación accionaria), al afirmar que “apenas” representan  4% de los ingresos totales de sus empresas. También explicó que la Sociedad de Inversión de Fondos para el Retiro de Inbursa participa en la Fibra E (el instrumento creado para fomentar la infraestructura del nuevo aeropuerto), porque ofrece un rendimiento de 10% y su pago está garantizado por la tarifa de uso aeroportuario.

Fue evidente que Slim se metió en la polémica, porque dialogar con el equipo de López Obrador sobre el nuevo aeropuerto y su propuesta alterna de utilizar la base de Santa Lucía, implicaba, de facto, considerarlo vencedor en los comicios de julio próximo. Otra variable es que Slim intervino en un intento por cohesionar a los grandes grupos de interés que se sienten profundamente preocupados por la alta probabilidad de que López Obrador gane los comicios. Asimismo, permitió rescatar al presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, del embrollo en el que se había metido al “pactar” con AMLO una mesa de análisis técnico (por cierto, tras la conferencia de Slim, Castañón aprovechó para cancelar la mesa de diálogo con AMLO, acusándolo de “intolerante”).

El problema, como señaló Alberto Barranco, es que Carlos Slim se colocó como juez y parte,[9] además de que podría enfrentar un claro conflicto de interés. En efecto, como se dijo antes, su empresa Operadora Cicsa lidera el grupo que ganó la licitación para la construcción del edificio terminal (un contrato por 84 mil 828 millones de pesos, considerado la ‘joya de la corona’), en conjunto con Ingenieros Civiles Asociados (ICA), la constructora fundada por Bernardo Quintana; la española FCC; la empresa GIA, dirigida por Hipólito Gerard Rivero, cuñado del viejo conocido de Slim, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari; Prodemex Infraestructura, dirigida por Olegario Vázquez Aldir, propietario del Grupo Empresarial Ángeles, holding de hospitales Los Ángeles, hoteles Camino Real, Grupo Financiero Multiva y Grupo Imagen, propietario del diario Excélsior, y la constructora La Peninsular, subsidiaria del Grupo Hermes, que preside Carlos Hank Rhon, otro gran beneficiado del viejo priísmo, hoy dueño del banco más grande de México, Interacciones, que en fechas recientes se comió a Banorte.[10] GIA, Cicsa, Prodemex y La Peninsular también ganaron la licitación para construir la pista 3 del NAICM, valuada en 7 mil 841 millones de pesos.

Pero además, el yerno de Slim, Fernando Romero Havaux (esposo de Soumaya Slim Domit), creador del Acuario Inbursa y del Museo Soumaya, al lado del británico Norman Foster, a su vez creador del aeropuerto de Beijing, participó en el diseño del nuevo aeropuerto con un contrato por mil 841 millones de pesos.[11] Y por si fuera poco, como se dijo arriba, su Grupo Financiero Inbursa destinó 13 mil millones de pesos para adquirir 43% de los certificados del Fideicomiso especializado en infraestructura (Fibra E), que colocó el GACM en los mercados en marzo.[12]

Aerotrópolis, el gran negocio de Slim y el Grupo Atlacomulco

La liga de varios magnates que representan a los mexicanos de 0.1 por ciento que integran la lista dorada de Forbes (Slim, Olegario Vázquez y Hank Rhon), cuyas fortunas entre 1996 y 2014 derivan de sectores privatizados, concesionados y/o regulados por el sector público,[13] a quienes se suma Hipólito Gerard Rivero, uno de los empresarios más beneficiados con contratos de obra pública de la administración Peña Nieto, no sólo tiene que ver con la construcción del nuevo aeropuerto: detrás de la discusión sobre el desarrollo de la infraestructura aeroportuaria se esconden la especulación sobre la tierra y un millonario e irregular proyecto inmobiliario.

El propio Slim, propuso en su conferencia de prensa hacer “un nuevo paseo de la Reforma” en los terrenos de la actual terminal aérea, en la delegación Venustiano Carranza, para utilizarlos con centros comerciales, hoteles y desarrollos inmobiliarios. Dijo que sería una “transformación mágica” de esa área de la Ciudad de México, que se convertiría en un “área de vanguardia”.

Pero Slim no habló del desarrollo de los municipios aledaños al aeropuerto de Texcoco, porque como denunció Javier Jiménez Espriú, ése es un proyecto del grupo del Estado de México: el Grupo Atlacomulco. Según Jiménez Espriú, en 2016, el entonces subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, operó para que se expropiaran 200 hectáreas cercanas al Lago Nabor Carrillo, y se las entregaron a Antorcha Campesina, organización señalada como uno de los grupos de choque del Partido Revolucionario Institucional, con la excusa de construir la Universidad de Chimalhuacán.[14] El decreto expropiatorio permitirá enajenar hasta 40% de esos terrenos, que ahora tendrán una mayor plusvalía.

Asimismo, como parte de un gran negocio irregular, todos los terrenos aledaños al Circuito Exterior Mexiquense, incluyendo algunos pertenecientes a ejidatarios de Atenco, han sido adquiridos por representantes de ex gobernadores y funcionarios del Estado de México.[15]

A su vez, el columnista Salvador García Soto, de El Universal, escribió el 28 de marzo que en torno a la terminal aérea se teje otro gran negocio multimillonario: Aerotrópolis, un ambicioso proyecto urbano y logístico que proyecta construir en 4 mil 431 hectáreas de los municipios de Atenco y Texcoco –buena parte en terrenos propiedad de políticos y empresarios del Estado de México− una nueva “ciudad” que abastezca de infraestructura, logística de transportación y carga, servicios urbanos, comercio y vivienda de nivel medio y alto al Hub Internacional contiguo al nuevo aeropuerto.[16]

            Según García Soto, el proyecto vale hasta 20 veces más el costo del nuevo aeropuerto y cuyas inversiones y desarrollos significan negocios multimillonarios y continuos para “los próximos 50 o 100 años” para construir y desarrollar “desde centros comerciales, hoteles, autopistas urbanas, parques industriales y empresariales, áreas exclusivas de vivienda de nivel alto, zonas de libre comercio, clubes deportivos y de golf, hasta un parque de diversiones de la franquicia más rentable a nivel internacional”.

Agregó que esa área se convertirá en un “centro de negocios gigantesco” −el más grande de América Latina−, que a su vez se conectará a la obra del Nuevo Puerto de Veracruz, que quintuplicó su capacidad este sexenio, para construir un enorme corredor logístico de carga y transporte de mercancías y productos de exportación.

Para eso construyeron y terminaron este sexenio varios tramos de la autopista que conecta la zona de Texcoco con las Pirámides y ésta a su vez con el estado de Veracruz, con inversiones federales millonarias que conectan el Estado de México con el Nuevo Puerto veracruzano y completan ese corredor.

García Soto dijo que un colaborador cercano de uno de los jefes del grupo político mexiquense le reveló que “ese es el verdadero negocio del grupo Atlacomulco”. “Por eso quieren el aeropuerto ahí y lo defenderán a toda costa, más allá de cuestiones de viabilidad técnica o financiera, porque ahí tienen planeada toda una ciudad y un corredor logístico y de servicios que, junto con el Nuevo Puerto de Veracruz, les dará la posibilidad de negocios e inversiones por los próximos 50 o 100 años”.

El periodista de El Universal abundó que “varias cabezas importantes del grupo político mexiquense, que rodea y controla al presidente Peña Nieto”, están detrás de ese ambicioso plan de negocios a futuro. Por eso “en la construcción del aeropuerto el gobierno federal fue cuidadoso y repartió las licitaciones entre grandes empresarios como Carlos Slim, Carlos Hank Rhon, Lorenzo Zambrano y constructoras como ICA, Pinfra, Cicsa, entre otras beneficiadas.”

Los negocios que importan para el Grupo Atlacomulco son los que vendrán en el proyecto urbano y logístico que rodeará a la nueva terminal y que significan contratos millonarios de obras de infraestructura comercio y vivienda para los que ya hay una relación de empresas, que incluye los dueños reales de esas empresas, con proyectos y licitaciones futuras de aquí a 50 años.

De acuerdo con García Soto, el plan incluyó la compra de empresas, muchas de ellas extranjeras y quebradas, por empresarios o prestanombres de políticos mexiquenses, que adquirieron 49% de varias constructoras españolas, polacas y portuguesas entre las que figuran Caltia y Mota Engil.

En ese contexto, se ubica el hecho de que desde hace varias semanas, según denunció José Luis Luege, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, responsable de la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM), cambió el acrónimo para referirse al mismo por NAIM, sin que haya ninguna explicación de por qué se eliminó la “C” de Ciudad.[17]

Todo lo anterior nos remite a lo del principio: hace referencia al colonialismo insidioso, ese que Boaventura de Sousa Santos define como “gaseoso y evanescente, tan invasivo como evasivo, en suma, astuto”.  Al nuevo colonialismo interno de la época neoliberal, que se basa en la explotación de unas regiones por otras con la zanahoria del “progreso”, el “desarrollo” y la “modernidad”. A una guerra de clases desatada por los de arriba contra los de abajo.

Parafraseando a Gramsci, los magnates Slim, Hank Rhon, Olegario Vázquez, el clan Salinas de Gortari y los integrantes del Grupo Atlacomulco actuarán como “sanguijuelas” que se enriquecerán todavía más a costa de la explotación regional de un área habitada por cinco millones de personas. Cabe concluir que, además, el “barril sin fondo” del nuevo aeropuerto al que aludía López Obrador, incluidos los riesgos en seguridad, hidrológicos y en materia de falta de agua para 20 millones de habitantes del Valle de México, es una de las prácticas favoritas de la plutocracia neoliberal.

Y hoy, 7 de mayo de 2018, tenemos una nueva prueba de la “insurgencia plutocrática” de la que hablaba al principio: los desplegados aparecidos en toda la prensa nacional de los señores del dinero, que se niegan a perder sus intereses.

[1] Juan Carlos G. Partida y Alma E. Muñoz, “Propone López Obrador instalar mesa técnica para revisar obras del NAICM”. La Jornada, 24 de marzo de 2018.

[2] Misael Zavala y Sara Cantera, “Revisarán López Obrador e IP proyecto de nuevo aeropuerto”. El Universal, 24 de marzo de 2018.

[3] Redacción, “Pactan AMLO y CCE mesa por aeropuerto”. Milenio, 24 de marzo de 2018.

[4] Carlos Fernández Vega, “NAICM: ¿no a la supervisión? Irregularidades por doquier. Ruiz Esparza: ¿pérdida de fe?”. México SA, La Jornada, 26 de marzo de 2018.

[5] Roberto González Amador, “Dinero de pensiones se usará para terminar el proyecto de NAICM”. La Jornada, 24 de marzo de 2018.

[6] Reuters, “Se rescató a ICA con los fondos de Pensionissste”. Titular de portada de La Jornada del 13 de marzo de 2018.

[7] Arturo Cano y Alma Muñoz, “El NAICM, un barril sin fondo; es tirar el dinero”. La Jornada, 2 de abril de 2018.

[8] Miriam Posada García, “Slim advierte a AMLO: cancelar el nuevo aeropuerto, freno al desarrollo”, La Jornada, y Carla Martínez, “Defiende Carlos Slim Helú construir nuevo aeropuerto”, El Universal, 17 de abril de 2018.

[9] Alberto Barranco, “Slim, juez y parte”. Cartera, El Universal, 18 de abril de 2018.

[10] Ver Israel Rodríguez, “Varios magnates están ligados a las constructoras del NAICM”, La Jornada, 19 de abril de 2018, y Jesusa Cervantes, En el meganegocio, los apellidos de siempre: Slim, Salinas, Hank…”, revista Proceso, 22 de abril de 2018.

[11] Ver Barranco, ya citado y Mario Maldonado, “El beso del Diablo de Slim”, Cartera, El Universal, 18 de abril de 2018.

[12] Mario Maldonado, citado arriba.

[13] Ver Gerardo Esquivel, Desigualdad extrema en México, El Colegio de México y Oxfam, 2015, citado por John Saxe Fernández en “Milmillonarios y el nuevo aeropuerto CDMX”, La Jornada, 26 de abril de 2018.

[14] Jenaro Villamil, “En el NAIM aterrizan ya la crisis hídrica y la transa inmobiliaria”. Proceso, 22 de abril de 2018.

[15] Ibíd.

[16] Salvador García Soto, “Aerotrópolis, el gran negocio del aeropuerto”. El Universal, 28 de marzo de 2018.

[17] José Luis Luege, “NAICMvs. NAIM”. El Universal, 9 de abril de 2018.

Sobre el “Así no” del CMN

La Jornada Lunes 7 de mayo

México vive en la coyuntura de una aguda lucha de clases. Una violenta lucha de clases promovida por los que mandan: los barones del dinero. Se trata de una violencia impulsada por una minúscula clase capitalista trasnacional (CCT), que ha integrado a México al nuevo sistema globalizado de producción, finanzas y servicios. La CCT está formada por los propietarios y gerentes del capital trasnacional, que operan como agentes del capitalismo global. Sus intereses radican en promover circuitos de acumulación de capitales globales; no nacionales. Pero como dice William I. Robinson, a pesar de la retórica del fundamentalismo del mercado total, el sistema capitalista no puede sostenerse únicamente mediante las relaciones de mercado. Para funcionar, el capitalismo requiere del Estado. Por eso, con mayor profusión desde los años 90 del siglo XX, de la mano de la dictadura del pensamiento único neoliberal, al igual que en los centros de poder hegemónico, la clase capitalista trasnacional mexicana viene impulsando una insurgencia plutocrática (Robert Bunker) para subordinar al Estado.

Continúa leyendo Sobre el “Así no” del CMN

Teatralidad bufonesca

La Jornada lunes 23 de abril

Lejanas, muy lejanas en el tiempo parecen haber quedado las palabras declamadas en cadena nacional por Enrique Peña Nieto en Los Pinos el pasado 5 de abril. Enmarcado por los símbolos nacionales (la bandera y el escudo), ese día Peña emitió un mensaje centrado en un falso patriotismo para consumo interno, que recogió el aplauso del respetable, incluidos todos los candidatos a la Presidencia de la República, la llamada clase política y los capitanes de industria del Consejo Coordinador Empresarial.

Continúa leyendo Teatralidad bufonesca

Peña/Videgaray: diplomacia bananera

La Jornada 9 de abril de 2018

Tuvieron que pasar mil y un agravios, presiones y exabruptos para que finalmente, el pasado 5 de abril, Enrique Peña Nieto se envolviera en la bandera de México y, esgrimiendo un nacionalismo de ocasión, respondiera −así fuera de manera retórica y para mero consumo interno− a las bravuconadas del actual inquilino de la Casa Blanca. Porque, de veras, más allá del ruido mediático de la prensa tarifada, los columnistas de Estado y los desplegados de los abajo firmantes (gobernadores, sindicatos charros, etcétera), nadie en su sano juicio puede creer que Peña Nieto y su alter ego, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, tengan el mínimo sentido de patria, de nación y de dignidad.

México y la Cumbre de Lima

Lunes 26 de marzo. Publicado en La Jornada

De concretarse, finalmente, tras la grave crisis política-institucional en el país anfitrión, la octava Cumbre de las Américas, prevista para los días 13 y 14 de abril en Lima, Perú, tendrá como eje temático la gobernabilidad democrática frente a la corrupción. Convocada por la Organización de Estados Americanos, la cita presidencial hemisférica −que nació en 1994 en Miami como plataforma del Área de Libre Comercio de las Américas, iniciativa neoliberal del entonces presidente estadunidense, Bill Clinton− sigue la agenda geopolítica de Washington. En ese sentido, el eje democracia/corrupción no es para nada inocente.
La cumbre ha sido planificada en función de dos objetivos caros a la diplomacia de guerra de la administración Trump: hostigar a los países que a juicio del imperio no cumplen con los cánones de la democracia representativa (Cuba y Venezuela, que practican la democracia representativa y participativa o directa), y sobre la base de convertir a la corrupción en una amenaza trasnacional, establecer mecanismos de colaboración bilaterales y multilaterales que, como ha venido ocurriendo con la Carta Democrática de la OEA, se aplicarán de manera discrecional y selectiva para acorralar a gobiernos considerados enemigos de Washington, a través de campañas de intoxicación y linchamiento mediáticos de los conglomerados hegemónicos (CNN, Televisa, O GloboEl País, etcétera).